El cadáver de un árbol siempre de pie

PraeAthim

Gran usuario
22 Mar 2009
4.113
México, D.F.
Las flores dejaron de nacer y las hojas se tornaron cafés, una a una cayó. El árbol quedó finalmente sin hojas y la maraña de ramas ya no tenía nada más que sostener. Una vez desnudo se marchitó y el tronco se agrietó. Pero nadie vendría a verter agua y ayudarlo en su enfermedad, pues la silla de madera a la sombra que ya no brindaría, se hallaba vacía. El periódico de hace meses estaba casi desecho sobre aquella silla destartalada y empolvada, nadie regresó a terminar de leer sus últimas páginas. El reloj oxidado contra el suelo, la última hora vista olvidada mucho tiempo atrás y sus manecillas quietas, los engranes atascados, jamás volverían a girar. El árbol olvidado muerto ya, solitario bajo una noche fría de tormenta, sus ramas se agitaban ante tal fiereza, una no resistió más, se quebró. El chasquido en la penumbra parecía gritar por encima de los truenos, un grito que helaba. Ya nadie sabría el olor de sus hojas ni el sabor del fruto recién cortado, el placer de sentarse a su sombra se había marchado, el sonido de las hojas al bailar con el suave viento ya no haría melodía. El viento silbaba contra el cadáver de un árbol, pero ya no importaba más, el árbol fiel permanecería en pie hasta que el tiempo lo reclamara, pues a lado se hallaba la tumba que debía cuidar.

tanununu.jpg



Enviado desde mi iPad utilizando Tapatalk